martes, 18 de diciembre de 2012

El síndrome de Blancanieves



El síndrome de Blancanieves fue acuñado por la psicóloga estadounidense Betsy Cohen. Se trata de un conjunto de síntomas y características que afectan a mujeres de mediana edad. Consiste en un estado depresivo o pre-depresivo causado, fundamentalmente, por una distorsión de la imagen que la mujer tiene de sí misma, por el miedo a envejecer y por la inseguridad que se deriva de esto.
Este cuadro se llama "de Blancanieves" pero, en realidad, se corresponde más con su madrastra, la cual siempre ha sido conocida y admirada por su belleza pero la edad hace que ésta vaya desapareciendo. Por eso, cuando pregunta al espejo mágico le invade el pánico al saber que ya no es la más hermosa. Inicia una verdadera persecución y emplea todo tipo de artimañas para deshacerse de la inesperada competidora que amenaza su fama y su valía.
El síndrome de Blancanieves se suele dar en mujeres que han superado los cuarenta años de edad y que a lo largo de su vida han sido personas atractivas y admiradas. A medida que pasa el tiempo van envejeciendo y dejan de ser el centro de atención con lo que su valía se va perdiendo. Se han acostumbrado a ser valoradas por su aspecto físico y al llegar a esta edad comienzan a darse cuenta de que ya no son tan jóvenes y se sienten inseguras. Les invade el miedo a la soledad y al abandono puesto que siempre han estado rodeadas de gente y se han vuelto dependientes de la opinión o, mejor dicho, los halagos, de los demás.

blanca nieves, sindrome de blancanieves, síndrome de blanca nieves, malefica, maléfica, snow white syndrome,
Blancanieves comió una manzana envenenada por su madrastra Maléfica

Estas mujeres están excesivamente preocupadas por la salud y la belleza, llegando a someterse a numerosas intervenciones de cirugía para tratar de ganarle tiempo a la vejez que se acerca irremediablemente. Su manera de vestir, a menudo, desentona ya que suelen vestir como las jóvenes o adolescentes y se arreglan y maquillan exageradamente tratando de disimular los defectos y las marcas de la edad. Además, muchas de ellas pasan horas y horas en el gimnasio intentando mantener su forma física en perfectas condiciones. En definitiva, son esclavas del culto al cuerpo y de la sociedad actual que lo fomenta y trata de imponerlo.
Aunque no estén casadas o estén divorciadas siempre tienen pareja y no permanecen mucho tiempo solas. Si terminan una relación en seguida se enganchan a otra persona intentando cubrir sus necesidades afectivas y de admiración. Además, en la mayoría de los casos eligen como compañero a hombres más jóvenes y/o con un elevado estatus socioeconómico.
Este síndrome no sólo les afecta a ellas. Las mujeres que están a su alrededor también sufren las consecuencias, en especial si son más jóvenes ya que al entrar en competencia directa con ellas acaban sufriendo sus celos y su envidia. Estas víctimas pueden ser las compañeras de trabajo, las amigas o, incluso, las propias hijas. Pagan su inseguridad con ellas a través de humillaciones privadas o en público o de jugadas malintencionadas que varían de intensidad cuyo único objetivo es eliminar la competencia. No permiten que nadie sobresalga por encima de ellas.

blanca nieves, sindrome de blancanieves, síndrome de blanca nieves, malefica, maléfica, snow white syndrome,
Blancanieves representa la utopía de la belleza y la juventud eterna

Pero, al final, la realidad se impone y dejan de ser el centro del universo con lo que acaban cayendo en un estado de depresión hasta que asimilan su nueva posición. En ocasiones, tratan de mantener ese puesto a través de las hijas a las que previamente trataron de anular o ensombrecer. Ahora sus esfuerzos se dirigen a encumbrarla para que siga sus pasos.
El autocuidado por sí solo no es negativo, todo lo contrario, es incluso deseable porque vernos bien por fuera también nos hace sentir bien. Pero no debemos dejar que eso se convierta en una obsesión que nos condene a odiar y a depender de los demás por la eterna comparación social en la que nos vemos envueltos.
Existen otras cualidades no tan visibles a primera vista que debemos cultivar y que nos darán esa seguridad que el tiempo le quita a la belleza. Lo saludable es hacer frente a cada etapa de la vida madurando y afrontando las tareas y el lugar que nos corresponde. Así lograremos vivir en armonía con nosotros mismos y con los que nos rodean.


Puedes ver un vídeo relacionado en clave de humor sobre la búsqueda de la belleza, la inseguridad y el inconformismo en las mujeres que valoran por encima de todo su imagen:


Puedes ver un vídeo relacionado en clave de humor sobre la búsqueda de la belleza, la inseguridad y el inconformismo en las mujeres que valoran por encima de todo su imagen:




7 comentarios:

  1. Mi madre lo debe, padecer a veces siento que me odia

    ResponderEliminar
  2. Suelen usar la ropa y zapatos de las hijas también?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, también. Bien porque la comparten o porque la "tomen prestada".

      Eliminar
  3. Tengo 28 años desde muy joven me dediqué a cuidar a mis hermanos menores mientras mi madre salía no sólo a trabajar sino también de fiesta con sus amistades me dediqué a ayudarle con todo a maquillarse y arreglarse de pronto tome el lugar de ella mi juventud se iba muy rápido yo no escapaba a bailes como la mayoría de chicas de mi edad , logre tener mi propia familia me casé y tengo dos hijos pero muchas veces pienso q mi mamá me envidia , conocidos de la familia le dicen q yo me parezco a ella porq le dicen q soy bonita pero ella insiste siempre en decir q no , hace poco un viejo amigo de ella nos vio juntas y le dijo "ahora si tu hija te superó q mujer más wapa " me sentí incómoda pero ahora resulta q ya se porq siempre sentí rechazo de mi madre a hacia mi aún más cuando yo era una señorita y nunca me compro cosas lindas para vestir ni le importó en reforzar mi lado femenino q gracias a Dios sobresalió sólo , el saber q hay personas q pasan por lo mismo q yo me hace sentir menos culpa al saber q no pienso cosas anormales con relación a mi madre , gracias por el espacio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te sirva pero esa situación no debe hacerte sentir culpable ya que la percepción es la que causa que tu madre se relacione de esa manera contigo. No tienes la culpa de querer ser una persona, desarrollar tu identidad y, sobre todo, ser libre.
      Gracias por leer.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Muy buen artículo.

    Muchas gracias por publicarlo. :)

    ResponderEliminar