martes, 13 de marzo de 2012

Ejercicios para lograr una buena respiración completa


A continuación se describen 6 ejercicios para aprender a respirar correctamente. No están diseñados para que se realicen todos en un solo día. El correcto desarrollo de esta técnica requiere de una práctica diaria y necesita varios días para aprender cada uno de los ejercicios. No se aconseja pasar al siguiente ejercicio sin haber dominado el anterior.

Postura:
Elige una postura cómoda para realizar los ejercicios. La mejor suele ser tumbado con las rodillas ligeramente flexionadas, los pies apoyados en el suelo y las puntas de sus dedos apuntando hacia fuera. Las manos van cambiando de postura según los ejercicios. Las piernas tienen que estar ligeramente separadas.
Es mejor llevar ropa holgada, sin gafas y con los ojos cerrados. No debe haber mucho ruido pero tampoco es conveniente el silencio total. La luz será tenue.

Introducción:
El recién nacido respira bien y lo hace con la barriga pero cuando crecemos dejamos de hacer esto y respiramos mal, con el pecho. El pulmón tiene tres partes: baja, media y superior, y para que se llenen bien hay que enviar aire a la zona baja, media y superior del pulmón. Sabemos que respiramos bien porque se hincha la tripa, el diafragma se pone plano y empuja al abdomen.

Ejercicios:
Cada ejercicio se realiza durante 2 - 4 minutos y se descansa. Se repite cada ciclo de ejercicio con su descanso 3 ó 4 veces hasta que salga bien.

1.    Enviar el aire sólo a la zona baja de los pulmones. Una de las manos tiene que estar en el vientre y la otra en el pecho.
* Este es el ejercicio más costoso pero es importante aprender a realizarlo correctamente.
2.    Enviar aire a la zona baja y a la zona media de los pulmones. Una mano se coloca en el vientre y la otra en el estómago. Se realiza una inspiración en dos tiempos, como entrecortada.

3.    Enviar aire a las tres zonas pulmonares. Una mano se sitúa en el vientre y la otra en el estómago. No es necesario colocarla en el pecho porque su movimiento es el más evidente de las tres zonas. Se realiza una inspiración en tres tiempos: primero la parte inferior, luego la media y, por último, la superior.

4.    Aprender a espirar. Realizar una inspiración en tres tiempos. Una vez que se llenan los pulmones subir los hombros para que se mueva todo el aire que hay dentro y al espirar se expulse todo y vuelva a entrar aire completamente nuevo. Cerrar la boca y colocar los labios como si fuera a silbar. Expulsar el aire muy lentamente produciendo un ligero sonido.

5.    Adquirir una correcta alternancia. Realizar el ejercicio 4 de forma normal, sin exagerar. Se hace una inspiración seguida pero mandando el aire a las tres zonas. La espiración también se realiza como en el ejercicio 4 pero haciendo cada vez menos ruido.

6.    Realizar el ejercicio número 5 en distintas situaciones (con mucha luz, con mucho ruido, con ropa incómoda, con gafas, etc.) y posiciones (tumbado, sentado, de pie, caminando: caminando, parando y respirando y después respirando mientras camina). El objetivo de este ejercicio es ser capaz de relajarse en cualquier situación por muy poco propicia que sea, ya que quizá sea cuando más lo necesitemos.

1 comentario:

  1. EXCELENTE Y SIMPLE LA EXPLICACIÓN!MUCHAS GRACIAS

    ResponderEliminar